Introducción al bordado


El bordado consiste en adornar una superficie flexible con hilos o textiles que pueden ser de varios colores y grosores. Es una artesanía que queda muy bien sobre una tela.

Para lograr un hermoso bordado se debe copiar el dibujo que queremos bordar con un lápiz sobre papel de seda semitransparente, luego marcamos el lugar donde vamos a bordar el dibujo en la tela con unos alfileres o hilo, deberías centrar bien el dibujo. Ponemos un papel de calcar encima de la tela y encima del dibujo calcado, el papel de seda con el dibujo y lo fijamos todo con alfileres para que no se mueva. Se debe marcar todo el contorno del dibujo con un lápiz y el dibujo que deseamos quedará impreso por la tinta del papel de calco en la tela. Quitamos los papeles cuidadosamente y veremos el dibujo copiado sobre la tela. 

La tela con el dibujo colocamos en el bastidor, asegurando que no se mueva, centrando muy bien el mismo para tener buen agarre de la aguja e hilo. Bordamos con punto cruz con el hilo del color que elijamos el contorno y luego empezamos a rellenar con los hilos elegidos para darle vida al dibujo impreso. 
El punto cruz es el punto más antiguo que se conoce en el bordado. Está formado por dos puntadas oblicuas superpuestas que se cruzan en el medio. 
El bordado se utiliza mucho en bolsos, manteles, sábanas, ajuar de bebés, toallas, batas, salidas de baño, cortinas, etc. Todo queda bien cuando le das tu toque personal con un bordado hecho 100% con tus propias manos, le otorga un valor adicional a los objetos personales y son especiales para regalos.

Sin comentarios

Deja un comentario